La Casa Eiffel de Córdoba

Visita virtual

Visita guiada virtual a Casa Eiffel en Córdoba

Visita guiada realizada por el Sr Martín Ávila en colaboración con María Belén Liberatori, guía de Turismo de la misma.

Es un rápido recorrido por sus ambientes en la que se cuenta su historia y se aprecia la la ambientación que se presentó en el último evento el día 7 de Marzo de 2020 en honor al Día de la Mujer.

https://youtu.be/k676TKv7_cc

Presentación de Ing. Claudia Castro

San Vicente es uno de los “barrios pueblos” que tiene Córdoba capital: así se denomina en esa ciudad a los barrios que rodean el centro y que consolidaron el crecimiento de la urbe. Fundado por don Agustín Garzón en 1870, alberga patrimonio histórico, cultural y arquitectónico. Entre sus joyas se encuentra el Chalet de Hierro, también llamado Casa Eiffel. Ubicada en San Jerónimo 3346, entre las calles Solares y ObispoCastellano, la historia de esta vivienda se remonta al año 1916, cuando un empresario norteamericano ordena su construcción en Francia y se la hace traer especialmente a Córdoba: su objetivo era comenzar un emprendimiento inmobiliario, y nombra como encargado al señor Carlos Rooner. Se trata de una casa económica destinada a la clase media obrera que comenzaba a habitar el barrio, luego de haberse iniciado la etapa industrial en toda la provincia.

¿Su particularidad? Es una casa tipo “mecano”: se puede armar y desarmar, por lo que llega al país desarmada y embalada. Originalmente el montaje se realiza en la esquina de Avenida San Jerónimo (en aquel entonces llamada Av. Roca) y Solares. Sin embargo, el negocio inmobiliario no tiene el éxito esperado: Rooner queda como propietario y habitante de la casa, pero en 1922 decide vendérsela a Enrique Bartolini, quien ocupaba un cargo en el Molino Minetti. Sin embargo, Rooner se queda allí como inquilino luego de concertar con el nuevo dueño el pago de un alquiler.

En 1936, Bartolini vende la casa a Isaías Pérez Cornejo, pero con un detalle: la operación comprende sólo la estructura, no el terreno. Así, la casa fue trasladada –esta vez, sin desarmar– hasta su emplazamiento actual. La peculiar “mudanza” no está documentada, pero se cree que la estructura fue montada sobre rodillos o rieles.

Los Pérez Cornejo se convertirían en los dueños definitivos: su última moradora fue la señorita Fortunata Ema Pérez Cornejo, hija de don Isaías.

Una casa con un toque francés

La vivienda es de estilo ferroviario inglés, aunque en las barandas del balcón vemos una reminiscencia francesa. Tanto en la planta baja como en la superior cuenta con la misma disposición: sala de estar y dormitorio. Las paredes están hechas de paneles dobles de hierro, y la separación entre esos paneles genera circulación de aire, lo que funciona como aislación térmica; las tomas de aire se encuentran en los zócalos y en el techo. Cabe destacar que la casa no tiene puntos de soldadura, sino que está totalmente abulonada. Otro detalle de calidad está dado por sus aberturas de madera, excelentes en su calidad, diseño y hermeticidad.

El concepto de “casa seca” de Eiffel es porque la vivienda no cuenta con cañerías de agua: la cocina y baño se debían construir por fuera del diseño y, al menos en este caso, son de mampostería. Hoy día, se puede apreciar claramente el deterioro de la cocina y el baño con respecto del diseño en hierro.

Recuperación histórica

La señorita Pérez Cornejo fallece en el año 2002 y la casa queda cerrada. En 2017, dado el estado de abandono y deterioro, un grupo de vecinos del barrio se une para recuperarla y ponerla en valor: nacía la “Asociación Civil Amigos de la Casa Eiffel de San Vicente”, sin fines de lucro. También obtienen la personería jurídica para encarar las gestiones correspondientes.

Los objetivos planteados por la asociación son:

  • Recuperar la vivienda para la comunidad; Lograr su puesta en valor y restauración;
  • Gestionarla con fines culturales.

Desde el 1 de marzo de 2019, día en que se inauguraron las visitas al público, funciona como Casa Museo: a partir de esa fecha se han organizado distintas muestras para despertar el interés de los visitantes.

En este camino iniciado para recuperar la Casa Eiffel, esta asociación ha encontrado muchos amigos dispuestos a ayudar de manera desinteresada, como es el caso de las escuelas de la zona: a través de las visitas y diferentes exposiciones se está generando el concepto de casa amigable para interesar a las futuras generaciones y concientizar acerca de su valor patrimonial.

La Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Córdoba también se encuentra trabajando en la recuperación patrimonial: varios profesionales de esa casa de altos estudios han prestado su colaboración en estudios técnicos orientados a la preservación de la Casa Eiffel. Incluso la Cámara de Comercio de Francia demostró un marcado interés en este hito francés en Córdoba: venimos trabajando en conjunto para recaudar fondos, aunque éstos aún no resultan suficientes para la restauración, dar a conocer su valor histórico y patrimonial, y evitar el deterioro de nuestro preciado monumento.